• Samantha Terwilliger

Vegas Fiesta

Por Samantha Terwilliger

La familia es muy importante en este restaurante familiar de estilo mexicano, justo al lado de la autopista 11E en Jonesborough, Tennessee. En el centro del comedor de color naranja brillante hay una pintura abstracta llena de rayas brillantes de púrpura y verde sobre un fondo blanco crudo.


Esto puede parecer un poco fuera de lugar en la pared naranja del comedor para un cliente que no está familiarizado con la historia de la familia Guzmán. Esta pintura fue obra de Diana Guzmán, la difunta hija de MadelaLuz Guzmán. Guzmán perdió a su hija hace cinco años, en un accidente automovilístico. Cuando le pregunté a Guzmán sobre sus hijos, ella señaló la pintura con orgullo.

"Ella ama esos colores, hizo esa pintura allá arriba", dijo Guzmán, "Entonces, ahora esto es como mi hogar".


Guzmán y cinco de sus hermanos abrieron Vegas Fiesta hace 11 años, compraron el restaurante después de unos años de alquiler y decidieron renovar una vez que el edificio estaba a nombre de Guzmán.


"Este era el sueño", dijo Guzmán "Mis hermanos han trabajado en diferentes restaurantes y yo, incluso yo mismo, trabajé para McDonalds, pero este era el sueño, así que un día dijimos que sabes lo que vamos a probarlo, lo probamos, y todavía estábamos aquí".


Vegas Fiesta comenzó como un sueño de seis hermanos, pero sus números se han reducido a cuatro. Guzmán atribuye su salida del negocio a la falta de amor por la industria. 


"Lo más importante cuando tienes un negocio es que tienes que amar lo que haces", dijo Guzmán, "ese es el secreto, porque si no amas lo que haces no vale la pena".


Guzmán señaló que el dinero no siempre es bueno en la industria de los restaurantes, y a veces cuando las cosas se ponen difíciles, es su pasión por lo que hace lo que la lleva a pasar el día. 

El amor de Guzmán por el restaurante se muestra en los pequeños toques que muestra alrededor del edificio, como las rosas frescas en cada mesa.


"Cada vez que como en Vegas Fiesta hay dos rosas frescas en la mesa". Dijo Trisha Wilhoit. "Solíamos ir a almorzar después de la iglesia todos los domingos antes de que comenzaran a cerrar los domingos".


Guzmán hace un poco de todo en Vegas Fiesta, desde la decoración hasta las finanzas, pero su verdadera pasión reside en la cocina. El amor de Guzmán por cocinar se refleja en la autenticidad del menú, todos los platos tradicionales que se ofrecen en el menú son recetas familiares de la educación de Guzmán.


Platos como flautas, taquitos fritos en una cáscara de maíz servidos con ensalada de guacamole verde brillante, arroz y frijoles refritos; o pozole, una sopa roja brillante rellena de homínidos, cerdo y chiles. Para terminar la comida con un dulce, Vegas Fiesta ofrece una selección de postres que incluyen: flan, un postre de natillas hecho de huevos y crema; "pastel de 5 leches", un pastel húmedo cubierto de leches condensadas; y un pastel de pistacho verde brillante, por nombrar algunos.


Sin embargo, el restaurante ofrece un menú de estilo "Tex-Mex" también para platos más americanizados-mexicanos.


"Me encanta cocinar", dijo Guzmán, "cuando estoy haciendo mole se siente como si estuviera en otro mundo".


El plato favorito de Guzmán para hacer es un Mole, (mo-lay) una salsa mexicana guzmán en comparación con la salsa barbacoa americana. Ella describió el plato como un poco dulce, un poco picante y lleno hasta el borde con diferentes condimentos. Su abuela le enseñó esta receta, quien la aprendió de su abuela antes que ella.


Dustin Owens, un antiguo cliente de Vegas Fiesta, ha estado comiendo mole desde su primera visita al restaurante en 2018.


"No pensé que me iba a gustar el mole, pero es uno de mis platos favoritos hasta la fecha". Owens dijo: "Ni siquiera pensé que me gustaba la comida tradicional mexicana hasta que probé Vegas Fiesta".


Con páginas de opciones, hay algo para todos aquí. Vegas Fiesta está abierto de 11 a 9 p.m. de lunes a sábado, así que venga a ver algunos auténticos platos y sabores mexicanos caseros.

Traducido por Elizabeth Swanson y Jacquelin Castillo-Meza